¿Por qué necesitas un Cuadro de Mando?

- -

¿Por qué nos piden los directivos que elaboremos cuadros de mando?

Un cuadro de mando nunca debe convertirse en un grupo de datos con los que los directivos controlan el trabajo de sus colaboradores, si no una herramienta de gestión eficaz mediante la cual:

  • Favorecemos el trabajo en equipo a través de una visión común de lo que queremos conseguir
  • Contamos con un feedback continuo que nos dice “¿Qué tal vamos?”
  • Tomamos decisiones ágiles para reforzar nuestras capacidades estratégicas y aprovechar oportunidades

Por eso nosotros trabajamos en conjunto con los equipos del cliente para que sean ellos los que decidan cómo necesitan configurar su cuadro de mando, con aquellos indicadores que realmente les interesen de cara al negocio, los clientes, las personas, las finanzas o los procesos.

 

¿Qué estamos consiguiendo?

Fundamentalmente, conseguimos que los equipos y sus responsables sean más conscientes de lo que están viviendo, sin tener que esperar semanas para conocer el verdadero estado de situación, y sin dilatar las decisiones necesarias.

Además de crear con ellos el cuadro de indicadores, les aportamos la visión del sector o del negocio para proponerles indicadores que otras empresas puedan estar ya utilizando.

Nuestros clientes perciben que son capaces de tomar decisiones de forma más fluida, que están mejor informados con aquellos datos que realmente necesitan en tiempo, y que existe una mayor cooperación en los equipos porque las personas sienten que forman parte de esas decisiones y de los retos que representan.

¿Cómo lo hacemos?

  1. La construcción del cuadro de mando arranca con un taller o talleres donde todas las personas involucradas deciden qué indicadores pueden ser los más importantes para reflejar el estado de la organización y del negocio.

Poniendo un ejemplo del área comercial, diferenciamos los indicadores finales, tales como las ventas, de aquellos otros intermedios, tales como el índice de satisfacción del cliente, el número de propuestas presentadas o el porcentaje de clientes clave fidelizados, que nos ayudarán a comprender en qué medida nos estamos acercando a los objetivos finales.

  1. A partir de las conclusiones de ese taller, les proponemos un plan de trabajo que contiene una tabla con:
    1. La propuesta de indicadores
    2. Las fuentes de los datos que vamos a utilizar
    3. La periodicidad de actualización del cuadro de mando
    4. Un ejemplo de Informe
  2. Una vez que tenemos el visto bueno, programamos (normalmente mediante el software Power BI) un cuadro de mando ejemplo con los datos más recientes de los que disponga la empresa.
  3. A partir de ahí realizamos las modificaciones que nos soliciten y el cuadro de mando queda programado para actualizarse según la frecuencia establecida por la empresa, cuyos responsables se conectarán mediante su usuario a un entorno web de acceso restringido donde realizarán el seguimiento de dicho cuadro de mando.

 

¿Con qué ejemplos recientes contamos?

Hemos abordado distintos contextos, desde cuadros de mando integrales de empresa, como cuadros de mando de áreas específicas como finanzas, comercial, marketing, servicio al cliente o personas.

Algunos beneficios concretos que los clientes perciben son, por ejemplo, la reducción de incidencias, la mejora del clima social, el incremento de la efectividad comercial o la mejora de la productividad.

Si quieres que te ayudemos a elaborar tu cuadro de mando, contáctame 😉

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.