Los predicadores del pensamiento positivo

- - ,

Sala repleta, cierto hacinamiento en algunas partes, sillas en disposición de escuela o cabaret, deseosos de escuchar al gurú durante las próximas dos horas, quizá algo menos. Puede ser que haya un turno de preguntas al final.

El personal del hotel realiza alguna prueba de sonido, suena durante unos segundos una canción muy familiar para la audiencia, lo suficiente para comprobar que los altavoces están preparados. También durante unos segundos la portada de la presentación de power point cambia por una escena de una película americana, top ventas ya hace unos años. Regresa la portada de power point, una foto preciosa de una adolescente paseando por un campo verde, un paisaje bastante diferente al de la región donde tiene lugar el evento, una zona de llanura y arrozales, cerca del mar.

Al poco rato aparece él, tono bronceado, business casual, entonación pronunciada y agradecimiento al promotor del evento y la ciudad. Estaremos juntos lo que dura una película de metraje promedio, un espectáculo de monólogo o un partido de fútbol.

El evento ha sido convocado por el departamento de formación. Aunque el caché del ponente es alto y solo va estar un par de horas, si lo divides por el número de asistentes no es tanto. La duda que nos queda es si realmente es formación, entendida como una actividad para promover cambios en la organización.

LA PUESTA EN ESCENA

En ciertos tramos de la sesión escuchamos una música de fondo que da mayor énfasis a ciertas aseveraciones del ponente que, precisamente en esos momentos, incrementa el volumen de voz, a modo de mitin político, de soflama que remarca mensajes: “No dejes que nadie te corte las alas”. Qué subidón, dice mi compañero de al lado.

Me pregunto si en la sala hay alguien que se sienta que es de los que cortan las alas a los demás o todos los que hemos venido somos víctimas.

LOS EJEMPLOS

En estas sesiones hay ciertos ejemplos que se repiten frecuentemente:

–         El de Mandela y sus años en prisión o el de Viktor Frankl, autor de “El hombre en busca de sentido”, persona que sufrieron tremendamente y sobrevivieron.

–         También el de alguna persona, quizá un niño, que con alguna discapacidad física o intelectual llegan a superarlo o consiguen ciertas metas que se propusieron.

–         Alguna escena de la película «En busca de la felicidad».

Resumiendo, que si alguien lo consiguió alguna vez, no vas a venir tú a quejarte y hacer sentirse mal a los que te rodean, ya ves que hay personas que han estado peor que tú y salieron adelante.

EL AURA

Escuchamos lo optimista que es en todas las situaciones, comenta que a su juicio la mayor parte de los directivos promueven un clima positivo… aunque no dice nombres, ni si conoce también algunos de los cortan las alas a los demás. Y eso, indica, es la clave de lo bien que le va todo. Un triunfador.

Y, continúa, según él todo esto es independiente de si eres reponedor o directivo… lo más importante es la actitud.

Así que no vengas tú a ser el aguafiestas.

LA METODOLOGÍA

No será fácil tratar de medir el impacto de esta sesión, de sus efectos en el día a día de la empresa, que nos tememos que no será mucho dada su metodología plana… Ni una recomendación con base científica ni metodológica, todo es a base quiebros de voz y de que seas positivo. En España, donde el triángulo fatídico (ansiedad, estrés, depresión) es la segunda causa de baja.

Tampoco encontrarás debate, ni estudio de casos, ni actividades, solo arengas.

LOS ENEMIGOS IMAGINARIOS

Y para darle un poco más de épica proclama que los obstáculos te permitirán adquirir el estatus de héroe. Oímos cosas como “La gente que sale adelante es la que lucha…” o “No permitas que las personas tóxicas roben tu energía”.

Luchar luchamos casi todos, alguno sale adelante sin luchar, los que menos. Y sobre las personas tóxicas me viene a la cabeza la pregunta de si habrá alguna escuchándole en la sala o no.

Algunos se acercan a él al final de la sesión, apretones de manos… hasta algún abrazo; emociones a flor de piel en mi compañero de al lado que acaba de pedir online el libro que recientemente ha escrito el ponente. “¡Qué subidón!”


También puedes ver este post en mi perfil de Linkedin, junto con algunos otros que voy publicando en esa red social.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.